Cuento infantil: Aitor y su tambor

Cuento infantil: Aitor y su tambor

Cuento infantil
Si los padres de Aitor hubiesen sabido que pasaría con el regalo que le hicieron por su cumpleaños, no se lo hubieran creído.

Tan solo un regalo quería Aitor para su cumpleaños, el deseaba tener un instrumento musical. Lo dijo cada vez que le preguntaban… ¿Qué quieres por tu cumpleaños? Y él siempre contestaba… ¡Quiero un instrumento musical!

Puede que no le tomaran muy enserio, porque cuando llegó la fecha señalada sus abuelos le regalaron un tambor de juguete.

Aitor lo miró muy contento, dio las gracias y desde ese preciso instante comenzó a tamborear; también comenzó una especie de tortura auditiva para los que le rodeaban ese mismo día.

El día de su cumpleaños le dejaron tocar el tambor sin queja ninguna, pero los días precedentes no le fue tan fácil.

Su madre le decía…

-¡Aitor deja ya de tocar el tambor! No prefieres pintar con los colores

Pero él quería tamborear, y además hacerlo bien, para lo cual necesita muchas horas de entrenamiento, y su madre parecía no entenderlo.

-¡Aitor… ya está bien con el tambor!

Le decía continuamente, y cada vez más enfadada, pero Aitor se negaba a abandonar lo que tanto le gustaba. Así que busco una alternativa para que a su madre no se le levantaran aquellas migrañas tan malas, esas que le entraban cada vez que él se ponía a tamborear.

Después de pensar y pensar para encontrar una solución, decidió bajarse a la calle y tocar allí, como hacían algunos de esos músicos que él veía cuando paseaban por el centro de la ciudad.

Buscó un lugar para estar cómodo, como hacía calor se puso debajo del toldo de la panadería de la esquina de su calle, y allí mismo comenzó su particular partitura.

Pero claro a la panadera tampoco le gustaba escucharle, no se quejó lo primeros veinte minutos, pero al cabo de una hora se lo hizo saber.

-Aitor cielo… no podrías irte con la música a otra parte

-¿Por qué? ¿Es qué no le gusta la música?

-No es eso… no es eso, es que cada vez que abro el horno con los suflés, se me vienen abajo, ya he tirado una docena, comprenderás que no puedo andar tirando la mercancía porque tú toques el tambor.

Como le pareció una explicación muy lógica, y no quería que su amiga la panadera perdiese dinero, se fue un poco más lejos, se marchó a la plaza, y debajo de los olmos que había en la entrada de la iglesia comenzó a tocar.

Los pájaros cantaban más alto mientras el tamboreaba, era un concierto natural y espontáneo entre él y los pájaros, se lo estaba pasando en grande cuando el párroco se acercó.

-¡Aitor…! No podrías tocar el tambor en otro sitio, a nuestro señor le gusta la música, pero a las personas que vienen a rezar les gusta el silencio para poderlo hacer en paz ¿no te importa? Podrías irte al parque, seguro que allí puedes tamborear con algún otro niño.

¡Otra vez a cambiar de escenario!… ¡Otra vez! Nadie parecía apreciar su gran sentido artístico, por otro lado quizás tuviese razón el párroco, y en el parque hubiese algún niño que quisiese unirse a él y así formar un grupo.

Así que se fue hacia allí con más ganas de tamborear que antes, se sentó en el césped debajo de un sauce y reanudó su concierto….”¡tun…taratan… taran…turun…tun…toroton…toron…!”

Allí no parecía molestar a nadie, porque ya llevaba casi una hora tamboreando tranquilamente, cuando unos ancianos se sentaron al lado y a los pocos minutos volvieron a llamarle la atención.

-¡Muchacho… muchacho… para ya con el tambor!

Parecía que nadie quería comprender aquella pasión que llevaba por dentro, cogió su tambor cabizbajo y se marchó a casa.

Para cuando llego su madre y su padre ya estaban al día de la escandalera, que según los vecinos había estado armando por todo el pueblo. Incluso el mismísimo párroco estaba quejándose en la puerta de su casa.

-¡Este niño no para! – Decía la vecina del quinto

-¡Nos tiene atormentados!- Exclamaba la vecina del cuarto

Su madre y su padre pedían perdón con cada queja, ahora tenía que atravesar aquella manifestación que se había organizado en contra suya, entrar en casa y esperar que le regañaran, aunque no sabía muy bien que es lo que él estaba haciendo de malo, o lo que era mucho peor… ¡que le requisaran su tambor!

Así que corrió y lo escondió bien escondido para que esto último no sucediera.

Cuando sus padres hubieron calmado a todas y cada una de  las personas que fueron a quejarse a la puerta de casa, le llamaron para hablar con él.

Lo raro es que antes de hacer esto, sus padres se encerraron en el dormitorio y cuchichearon un buen rato.

Su madre le miraba con una mirada que él no reconocía como la que ella solía ponerle cuando estaba muy enfadada, y su padre tenía esos ojos interesantes que solía tener cuando había que tomar decisiones importantes.

Se esperaba lo peor de lo peor, que le castigaran de por vida sin tamborear. Fue su padre quien comenzó a hablar, mientras su madre se sentó y le cogióhaciendo que él se sentarse en sus rodillas.

-¡Aitor hijo! Esto no puede seguir así

Dijo su padre mientras su madre le abrazaba la cintura, así que pensó… “me van a condenar a cadena perpetua, y me agarran para que no me escape” no pudo contener tanta congestión de sentimientos y los pucheros le salieron solos.

Entonces su madre le abrazó fuerte, le besó y le sonó los mocos, su padre también le dio unos cuantos achuchones, y unos cuantos besos también.

-¡Aitor hijo… no llores – Dijo su padre cogiéndole ahora él en brazos, le pasó el brazo por los hombros y le hablo más bajito, casi como en secreto- ¿Sabes que vamos a hacer para solucionar este lio?

-¡Si!…- Dijo muy triste esperando lo peor

-¿Lo sabes… de verdad que lo sabes?

-¡Si…!

-¡Veamos si es así! ¿Qué es lo que pueden hacer tus padres para que todos queden contentos?

-Quitarme el tambor

Contestó muy bajito, entonces se bajó del regazo de su padre con la cabeza agachada, fue a por su instrumento donde lo había escondido, y se lo llevo a sus padres.

-No hace falta que me castiguéis, yo os lo doy sin necesidad de que me lo pidáis.

-¡Gracias hijo! –Dijo su padre cogiéndoselo- pero esta solución solo contentaría a una parte, que aunque son la mayoría, a nosotros no es la que más nos importa.

-¿Quieres que les pida perdón a todos?

-No… hijo, no tienes que pedir perdón por querer ser músico, eso no sería justo, veo que no sabes lo que tu madre y yo hemos decidido.

-Pues… me parece que no lo se

-¿Quieres saberlo?

-Si no hay más remedio

-¡No… no lo hay!

Aitor se quedó mirándoles pensando que encima se iba a quedar sin poder salir al parque, o sin vete tú a saber el… ¿qué?

-¿Qué habéis decidido? – preguntó esperando la sentencia de aquel juicio donde todos le culparon, aunque él seguía pensando que no había hecho nada malo.

-Pues… hemos decidido matricularte en una escuela de música ¿Qué te parece?

Aitor no se lo podía creer, le iban a enseñar a tocar un instrumento de verdad, abrió los ojos como platos y se puso a pegar saltos mientras besaba a sus padres  y les daba las gracias.

-¡Gracias papa… gracias mamá! Esto sí que no me lo esperaba… ¡Que contento estoy!

Tenía los mejores padres del mundo, siempre lo había sabido, se había llevado una lección, él sabía que no había hecho nada malo, pero sus padres también lo sabían. Como sabían que no era cualquier cosa sus ganas de tocar un instrumento.

Y esta es la historia de cómo Aitor llegó a ser un gran percusionista.

Estrella Montenegro

Rincón curioso: La gran ballena azul

La gran ballena azul

Ballena azul

Hace unos días hablamos del animal más alto, hoy  hablaremos de la ballena azul, sabíais que es el mamífero más grande en el mundo, y el animal más grande jamás conocido, incluso más grande que los mismísimos dinosaurios. Estas ballenas respiran aire, pero tienen su casa en el agua, lo que les ayuda a sostener el peso de su enorme cuerpo. Podemos encontrar a estos mamíferos en cualquier océano nadando en pequeños grupos o solas. En verano migran  a aguas más frías, cuando llega el invierno pueden verse en  las costas de California o México.

Características

Gran ballena azul

Su longitud esta  entre 24 y 27 metros. Su pero oscila entre 100 y 120 toneladas, aunque se tiene constancia de ejemplares de más de 30 metros de longitud y más de 170 toneladas de peso, lo que la convierte en el mayor animal existente en la actualidad y también en el mayor que haya existido nunca en la Tierra.

Su cuerpo es largo y esbelto y parece delgado en comparación con la constitución más rechoncha de otras ballenas. Su cabeza es grande (abarca aproximadamente un cuarto de su cuerpo), plana y en forma de «U». La parte frontal de su  boca es gruesa  posee entre 300 y 400 barbas a cada uno de sus lados, cada barba con una longitud de alrededor de un metro, y que cuelgan de la mandíbula superior, son particularmente anchas (50 cm) en proporción a su longitud. La ballena azul tiene entre 55 y 88 surcos (llamados pliegues ventrales) a lo largo de la garganta y paralelos al cuerpo. Estos pliegues ayudan a la evacuación del agua de la boca después de sus «embestidas» para alimentarse.

La ballena azul, como su nombre indica, es de color azul con tonos grisáceos, y cuenta con ligeras motas azul oscuro y gris

Su suave piel carece prácticamente de hendiduras lo que, a diferencia de otras ballenas, le permite estar libre de parásitos, que solo se pueden encontrar en las puntas de las aletas La aleta dorsal (sólo visible brevemente durante la secuencia de sumersión) está situada al inicio del último cuarto del cuerpo y es pequeña y de forma variable. Cuando sale a la superficie para respirar, la ballena azul saca su espalda y el espiráculo fuera del agua en mayor medida que otras grandes ballenas. Esta característica puede ser utilizada por los observadores para diferenciarla de otras especies en alta mar. Antes de iniciar una maniobra para sumergirse a gran profundidad, suelen sacar su aleta caudal fuera del agua. Cuando respira en la superficie, la ballena emite un denso y espectacular chorro de agua que puede alcanzar una altura de entre 6 y 12 metros que puede ser visto desde una gran distancia en un día de mar tranquilo. Su capacidad pulmonar es de 5.000 litros. Las aletas pectorales tienen forma puntiaguda y una longitud de tres o cuatro metros.

Su enorme tamaño

1381025_10200664451885444_1909050776_n

1464788_10200664455085524_2046857764_n

Debido a su impresionante tamaño, las ballenas azules son difíciles de pesar. La mayoría eran capturadas por barcos balleneros y  no eran pesadas enteras, un ejemplar adulto puede medir entre 24 y 27 metros de longitud y pesar entre 100 y 120 toneladas. La mayor ballena azul de la que se tiene constancia medía 33,6 m y la mayor longitud validada científicamente fue de 29,9 m. La de mayor peso fue una hembra capturada en las Georgia del Sur en 1947, que pesó 173 toneladas. Las ballenas del Hemisferio Sur son generalmente mayores que las del Norte y las hembras son mayores que los machos.

La ballena azul está considerada como el animal más grande que haya existido nunca en la Tierra. El mayor dinosaurio conocido de la era Mesozoica fue el Argentinosaurus, que se estima que pesaba hasta 90 toneladas, aunque una polémica vértebra de Amphicoelias fragillimus podría indicar un animal de hasta 122 toneladas y 40–60 metros; el pez extinto Leedsichthys puede haberse acercado a su tamaño. [30] Aun teniendo en cuenta la dificultad de encontrar fósiles completos y que su peso sólo puede estimarse, todos estos animales serían más pequeños que la ballena azul.

La lengua de una ballena azul pesa aproximadamente 2,7 toneladas, y, cuando está totalmente abierta, su boca es lo suficientemente grande como para contener hasta 90 toneladas de comida y agua. Sin embargo, a pesar del tamaño de su boca, las dimensiones de su garganta son tales que una ballena azul no puede tragar objetos más grandes que una pelota de playa. Su corazón pesa 600 kilogramos y es el más grande conocido en cualquier animal. Ya al nacer las crías miden entre 7 y 8 m y pesan hasta 2.700 kg (lo mismo que un hipopótamo adulto).

ballena

Alimentación

Las ballenas azules se alimentan casi exclusivamente de kril, aunque también ingieran pequeñas cantidades de copépodos. Un ejemplar adulto puede ingerir hasta 40 millones de kril en un día. Las ballenas siempre se alimentan en las áreas con la concentración más alta de kril y pueden llegar a consumir durante la temporada alta de alimentación hasta 4 toneladas de este crustáceo en un día. Generalmente se alimentan a profundidades de más de 100 m durante el día y sólo se alimentan en la superficie de noche. Las inmersiones durante su alimentación son generalmente de unos 10 minutos, aunque inmersiones de hasta 20 minutos son habituales. La inmersión registrada de mayor duración es de 36 minutos. La alimentación de la ballena se realiza por un sistema de filtrado: en una «embestida» abre su boca introduciendo gran cantidad de agua y de kriles, entonces cierra sus mandíbulas y empuja el agua de vuelta hacia fuera a través de sus barbas, lo que permite que el agua salga mientras captura las presas retenidas en ellas. Aunque su alimentación es casi exclusivamente el kril, incidentalmente también consume pequeños peces, crustáceos y calamares que nadan entre éste.

Reproducción 

1376071_10200664454365506_1060932280_n

La época de apareamiento comienza a finales de otoño y continúa hasta el final del invierno. Poco se sabe sobre el comportamiento de acoplamiento o lugares de cría. Las hembras generalmente dan a luz una vez cada dos a tres años a principios de invierno tras de un periodo de gestación de diez a doce meses. La cría pesa casi 3 toneladas y mide alrededor de 7-8 m de longitud. Los ballenatos beben unos 380 litros de leche al día y aumentan unos 90 kg de peso también cada día. El destete ocurre aproximadamente a los 8 meses de edad; en ese momento la cría ya ha doblado su longitud. La madurez sexual de los machos se produce aproximadamente a los cinco años de edad, cuando miden en torno a 20-21 m y la de las hembras cuando miden de 21-23 m, también a los cinco años. La madurez física de los machos en el Hemisferio Norte se produce cuando alcanzan los 24 m de longitud, mientras que las hembras la alcanzan a los 25 metros. Los científicos estiman que las ballenas azules pueden vivir hasta 80 años o más.

Los cantos de las Ballenas Azules

 

Las ballenas azules emiten potentes sonidos regulares de bajas frecuencias particularmente adecuadas para la comunicación submarina de largo alcance. Recientes estudios especulan que las Ballenas Azules podrían tener alguna especie de lenguaje sonoro bastante complejo para comunicarse a largas distancias (entre cientos y miles de quilómetros).

También es importante destacar que las el sonido de las Ballenas Azules causa un sentimiento de pena o melancolía cuando es escuchado por los seres humanos, por ello se ha aprovechado su sonido para intentar potenciar el sentimiento de que son animales en serio peligro de extinción.

1415668_10200664456765566_1396310726_n

Estrella Montenegro

Poesía infantil: En la jungla

POESÍA INFANTIL: EN LA JUNGLA

En la jungla hay animales

¿Quieres saber cuáles?

Puede haber serpientes

arbóreas y terrestres

También grandes leones

que rugen y son cazadores

Las simpáticas jirafas

que de lo altas que son

no necesitan  gafas

No nos olvidemos

de los elefantes

con sus dos grandes orejas

y sus trompas elegantes

Los hay que comen bananos

pelándolos con sus manos

¡Qué listos que son los monos!

En la jungla hay animales

Y todos espectaculares

 Poesía infantil

Estrella Montenegro

Poesía infantil: Pillín el bailarín

POESÍA INFANTIL: PILLÍN EL BAILARÍN

Una mascota quería…

Carlota

Así que un buen día

se la regaló su tía…

Marta

Había que ponerle…

¡un nombre!

que le pegará

Y fuera sonoro

Como era aún un cachorro

era algo trasto

Le encantaba tirar todo

con el morro

Y comerse cualquier cosa

que fuera rica y olorosa

¡Que pillín…! Dijo su tío

Florín

Que contento se ponía

Si escucha el… rin… rin… rin

del timbre o el telefonillo

¡Que pillo… que pillo!

Bailaba por todo el pasillo

Carlota a su mascota

le puso de nombre Pillín

Porque era un gran bailarín

 Poesía infantil

Estrella Montenegro

Rincón curioso: la Jirafa

1384986_10200654339312636_653795683_nLa jirafa… ¿es muda? Os diré que  nosotros no podemos escucharlas porque carecen de cuerdas vocales, de hecho son los únicos animales en el mundo que son mudos. Pero entonces¿cómo se comunican?

Su forma de comunicación es  muy curiosa, ya que las jirafas suelen ser silenciosas, pero sólo para el oído humano, ya que muchos de sus llamados son a través del infrasonido. Aunque se la puede escuchar con su canto (tos) de cortejo. Pero esto no es lo único que las hace especiales.

Las jirafas tienen como principal característica que son los mamíferos más altos del mundo, gracias a su cuello gigante y a sus largas rodillas. Solo unarodilla es mucho más larga que la mayoría de los humanos (la pata mide 1.8 m aproximadamente). Estas largas patas también les facilitan que puedan correr en distancias cortas a una velocidad de 56 Km/h., y en largas puedan marchar de manera cómoda a unos 16 km/h.

Su largo cuello no es muy diferente al nuestro, porque aunque tiene ese enorme tamañoque tanto las caracteriza no tiene vértebras extras, sino que sus siete vértebras son más alargadas. El cuello suelen usarlo para muchas cosas, como por ejemplo el combate. Sus luchas consisten en chocar los cuellos.

Por culpa de este cuello largo tienen un corazón enorme, que pesa 10 kilos y tiene60 centímetros de largo.

1388141_10200654340032654_646005854_n

La nariz de las jirafas también es curiosa, ya que sus fosas nasales pueden cerrarse a voluntad, para que no les entre polvo cuando los vientos soplan fuerte.

Las jirafas aprovechan su altura para poder llegar a los árboles y a las hojas más altas, un privilegio que muy pocos animales pueden conseguir. Las acacias son unas de sus comidas favoritas. Pero no solo las patas y el cuello son largos en las jirafas. Su lengua no se queda atrás.Su lenguanegra, es extremadamente larga,  puede llegar a medir 68 cm de largo, les sirve para poder rodear y romper ramas, incluso rodean y rompen las espinas más fuertes. La lengua también le permite limpiarse las orejas, como hace  su pariente el okapi.

1393380_10200654343992753_1946046014_n

La principal actividad de las jirafas es comer, y al igual que las vacas, también regurgitan la comida. Tienen que comer muchos kilos de comida a la semana, por lo que deben hacer grandes migraciones para poder encontrar la comida que necesitan.

Con su privilegiada estatura puede dar seguridad a otros animales que como ella tienen que estar cuidándose de los depredadores, pues puede actuar como atalaya al divisar desde arriba los peligros circundantes.

Y son grandes desde pequeñas, pues después de la gestación que dura más de 1 año (entre cuatrocientos veinte y cuatrocientos sesenta y ocho días)Las “pequeñas” crías, suelen medir 1,8 m de altura. Y aunque literalmente cae de cabeza desde más de dos metros de altura al nacer no se lastima, lo que es más, en cuestión de quince minutos se incorpora temblorosa y lista para mamar, y a las pocas horas ya están correteando, sin distinguirse de una cría con varias semanas. Aunque son muy protegidas por sus madres durante sus primeros tiempos, y no en vano ya que entre el 25 y el 30 por ciento de las jirafas suelen llegar a la adultez.

Algo interesante también, es que las jirafas son elmamífero que menos duerme.

1464906_10200654345552792_978149686_n

Apenas un promedio de 2 horas al día, pero a ese promedio llegan con pequeñas siestas de entre 5 y 10 minutos.

 

El pelaje es de color amarillo, sembrado de manchas bastantes grandes, de formato irregular y color pardo claro u oscuro, siendo las manchas del cuello y piernas más pequeñas. La parte inferior de las patas y el vientre es blanca y no presenta manchas. Cada jirafa es única en el mundo tiene su propio patrón de manchas, estas varían en tamaño, forma e incluso color. Los machos las tienen más oscuras y no tienen pelo en la parte superior de sus cuernos

Las jirafas suelen vivir muchos años, entre 20 y 30 años. Una curiosidad de comportamiento es que cuando envejecen buscan la soledad

1462062_10200654346392813_162386941_n

Ficha rápida:

Donde vive: En África en la línea de los trópicos.

Alimentación: Hervívoro

Costumbres: Suelen vagar durante el día las praderas en pequeños grupos.

Caracaterísticas: Mamífero. Viven una media de 25 años. Miden entre 4 y 5 metros y pesan entre 790 y 1300 kg.

Suelen vagar durante el día las praderas en pequeños grupos.

Poesía infantil: Lejos del suelo

POESÍA INFANTIL: LEJOS DEL SUELO

Poesía infantil

¡Un poco más…! Decía

¡Tan solo un ratejo…! Pensaba

Me quedo despierto

y saludo al conejo

Así estaba el mochuelo

posado en la rama

lejos del suelo

Pero en vez del conejo

vio a una liebre correr

muy deprisa, desde lejos

¡Un poco más…! Decía

¡Tan solo un ratejo…! Pensaba

y saludo a la perdiz

Así estaba el mochuelo

posado en la rama

lejos del suelo

Pero en vez de la perdiz

en la punta de su pico

se encontró una lombriz

Estrella Montenegro

Cuento infantil: Andrea, Verde y Papa Noel

Cuento infantil: Andrea tiene duende 2ª parte «Andrea, verde y Papa Noel

Dos días antes Andrea había terminado el colegio. Una súper fiesta con disfraces, villancicos, y alguna actuación fue lo que su amigo Verde se había perdido, pero a Verde no le disgusto mucho esto, porque Andrea traía unas notas de júbilo para toda la familia; en el boletín todo aparecía con un notable más.  Todos se sintieron orgullos de ella incluido Verde, que desde que las vio, supo perfectamente que tenía que darla el mejor de los regalos.

Verde no sabía cuál sería el mejor de los regalos, así que no dudo en investigar, tenía poco tiempo, ya que marchaban de viaje a las montañas donde pasarían la Navidad con los abuelos.

Andrea le dejo a Verde su casita de muñecas para que la usara como vivienda. A Verde le encanto la idea, era una casa increíble, tenía una salón provisto de sillón, mesa y sillas, una habitación con una cama, un baño, armarios, e incluso un mirador. Lo único que no le gustaba mucho, era el color, pues todo y toda la casa era de color rosa. Pero tenía la mejor de las amigas y eso era lo que realmente le hacía feliz…

Andrea y Verde

Verde estaba en su salón rosa, sentado en el sillón dándole a las ideas, cuando Verde pensaba, pasaba algo sorprendente, sobre todo si lo hacía concentrado,  y no era otra cosa que cuando ponía mucho interés, echaba humo por las orejas, este humo cambiaba de color según nacían las ideas. Al lado del sillón donde Verde estaba pensando existía una chimenea, rosa, claro está, y el humo que le salía a Verde por las orejas se marchaba por la chimenea.

Andrea aún no se había despertado, pero Verde llevaba ya un rato echando humo por las orejas, y cuando salía por el tiro del tejado parecía un arcoíris, además este humo tenía olor, olía a dulce y golosinas.

Cuando el humo llego a la cama de Andrea su olor la despertó. Andrea abrió los ojos, y vio aquel arcoíris humeante que salía por el tiro de la chimenea, se froto los ojos dos veces, porque no había visto nunca nada igual, además que olor más rico, pensó que Verde estaba cocinando pasteles, y se fue directamente a su casa para investigar.

Verde no se percato de que Andrea ya había despertado, estaba tan sumamente centrado en sus pensamientos que no se dio ni cuenta de cómo le miraba desde el ventanal del mirador.

Andrea vio como le salía aquel humo de colores a Verde por las orejas, y se rió, Verde tenía esa cualidad, siempre la sorprendía con sus actos sobrenaturales, pero este le pareció uno de los mejores, y no pudo contener su risa.

Verde ni la escucho reír, el seguía con su pensar humeante, y Andrea le miraba por el ventanal, vio primero como sus orejas derramaban un humo azul cielo, luego verde, luego rojo, violeta, naranja, amarillo; el humo se marchaba a la chimenea, se juntaba allí, y luego salía por el tiro en forma de arcoíris.

Andrea acerco la cara para olerlo, que rico olía aquel arcoíris, la casa de verde parecía una pastelería.

Andrea tenía que saber el origen de aquel arcoíris de pastelería, así que no dudo en llamar su atención.

Volvió a mirar por el ventanal del salón para que Verde la viera, pero nada, Verde seguía a los suyo, echando humo por las orejas.  Así que no dudo ni dos segundos en interrumpirle.

–          ¡Buenos días Verde!

Dijo Andrea en voz bajita para no asustarle, pero Verde no la escucho, no la quedo más remedio que levantar un poquito más el tono de voz.

–          ¡Buenooooos Diaaaas Verde!

Entonces Verde dejo de echar humo, abrió los ojos como platos, y todo aquel humo que embriaga la habitación de Andrea a pastelería desapareció como por arte de magia.

–          ¡Buenos días Andrea! ¿Llevas mucho rato despierta?

La pregunto desconcertado, seguro que había visto como pensaba, y tenía que salir airoso de aquel atolladero.

–          Un poco, me despertó el olor a chuches y pastel que salía de tu chimenea, ¿porqué te salía humo de colores por las orejas?

Verde tenía que pensar algo rápido, pero que muy rápido

–          Estaba imaginando, solo eso,

–          ¡Imaginando!, pues cuando jugamos también imaginas y no te sale humo de colores, y menos con ese olor tan rico.

–          ¡Ya!, pero lo que yo imaginaba ahora mismo, era para echar humo, ¡créeme!

–          ¡a ha!, y ¿qué imaginabas?

Vaya lio, con Andrea se tiene que tener mucho cuidado, porque es una niña muy inteligente, como casi todos los niños, y las caza al vuelo.

–          ¿Es que imaginabas pasteles?

–          Algo así, imaginaba que andará haciendo Noel ahora mismo.

–          ¿Noel?, hablas de Papa Noel, el que trae los regalos en noche Buena.

–          ¡Si!

–          Pues no es difícil de imaginar, pero como eres, pues que va a estar haciendo, repasando su lista, esa donde nos tiene a todos, incluida a mí, a mi no me preocupa he sido buena, seguro que lo sabe.

–          ¡Pues claro que lo sabe!, Noel lo sabe todo, tengo un amigo que trabaja para él, cuando ha venido a visitarme alguna vez, me ha dicho que lo ve todo, es increíble pero lo ve todo.

–          ¿Tienes un amigo que trabaja para él?, que suerte, a mi me gustaría mucho darle un beso, ¡deberás!, no dárselo a los que le sustituyen porque tiene mucho trabajo, que alguno que otro ya se lo he dado, me gustaría muchísimo dárselo a Noel personalmente.

Verde sonrió, sin quererlo ya sabía que le haría ilusión a Andrea, sabia cual era el mejor de los regalos, Andrea se lo había dicho sin darse cuenta. Pero lo difícil venía ahora, ya que Noel estaba muy ocupado, y por muy buena que hubiera sido Andrea, necesita algún argumento más para que Noel se dejara besar en unas fechas tan señaladas, y con tantísimo trabajo por hacer.

La madre de Andrea la llamo para desayunar, tenían prisa se marchaban de viaje. Verde aún no sabía que él iría también, su mejor amiga lo tenía muy claro, no pensaba dejarlo solo.

Andrea desayuno rápido, se lavo y se marcho corriendo al dormitorio para vestirse, fue entonces mientras preparaba sus cosas para el viaje cuando se lo comunico a Verde.

–          ¡Verde! Tienes que darte prisa, nos vamos, te llevo conmigo, si quieres claro, tu prepara tu maleta, que la guardo en la mía.

Que ilusión le hacía a Verde, ese viaje, ya que la abuela de Andrea vivía en la montaña, y la casa estaba rodeada de Pinos; Verde podría recoger un montón de magia y energía en aquel viaje. No lo dudo ni dos segundos, metió en una maleta de Barbe todo lo necesario, se arregló tan rápido como pudo.

La verdad es que lo hicieron muy deprisa los dos, en apenas unos minutos estaban listos.

Andrea había pensado en todo, Verde se escondería en el bolsillo de Marcelino, así podría ir en el coche con ella, y mirar el camino de ida.

Su madre entro en la habitación, recogió la cama, cerro la maleta, y advirtió a Andrea que se pusiera el abrigo y cogiera a Marcelino, que su padre la estaba esperando afuera en el coche para salir de viaje.

Cogió a Marcelino, y llamo a Verde.

–          ¡Verde!, ven escóndete en el bolsillo de Marcelino, así vendrás sentado conmigo en el coche.

Verde la hizo caso, se metió solo en el bolsillo, Andrea abrazo a Marcelino y se dispuso en marcha.

Su padre la sentó en la silla de viaje, la ato bien, y luego le dio a Marcelino como era de costumbre para que no se sintiera sola en la parte de atrás del coche, lo que no sabían sus padres era que ella no iba sola, iba con su mejor amigo Verde.

Cuando comenzaron el viaje, Verde solo asomo un poco la cabeza por el bolsillo de Marcelino, pero según pasaron los minutos, la madre de Andrea se quedo dormida, y el padre estaba súper concentrado en la carretera, así que decidió liberarse y estirar las piernas.

Andrea se dio cuenta, y le ayudo a salir del escondite, ya sabemos que Marcelino tiende a enredar todo lo que cae en su bolsillo.

Verde ahora miraba por la ventana del coche, aquel viaje le gustaba, y mucho. Se subió al hombro de Andrea para poder hablar un ratito con ella.

–          ¡Que bonito esta el campo!

La dijo todo ilusionado, por unos momentos se olvido de cómo prepararía el regalo de Andrea.

Fue un viaje estupendo, Andrea y Verde lo disfrutaron todo entero y desde el principio, fue tan bueno que se les paso en un abrir y cerrar de ojos. En un tris-tras ya estaban en casa de la abuela.

Una casita de cuento en mitad de la montaña, echando humo por la chimenea. Lo bueno de estar en la casa de la abuela, era la libertad con la       que Andrea podía salir y entrar, como el peligro era escaso sus padres la dejaban campar casi a sus anchas.

Nada más llegar los achuchones y besos salieron a su encuentro, sus abuelos eran así, melosos y melosos, de besos y abrazos.

Pasados unos minutos si la pillaban por el pasillo o en el jardín también la espachurraban y la besaban, pero Andrea ya procuraba escabullirse para investigar. Eso la encantaba, era lo mejor de estar en casa de los abuelos, todas esas cosas interesantes por descubrir.

Andrea dejo a Marcelino sobre la cama, Verde y ella decidieron ir a dar una vuelta. Verde se escondió en el bolsillo del abrigo de Andrea, y salieron fuera.

La ladera de la montaña ese año estaba impresionante, todo tan nevado, el pinar parecía una postal, Verde estaba feliz, muy feliz.

–          ¡Que lugar tan bonito!, muchas gracias por traerme, mira como huele a pino – le dijo a Andrea mientras respiraba fuerte, fuerte,- mmmmmmmmmmm, que rico, es el mejor olor que conozco.

–          Pues a mí me gustaba el que echaba tu chimenea esta mañana, a poco más casi me lo como.

Le dijo Andrea a Verde, mientras reía, eso le recordó que tenía que solucionar lo del regalo, pero ahora estaban juntos y habían decidido hacer un muñeco de nieve.

Un muñeco estupendo les quedo, tan estupendo que tanto sus padres como los abuelos decidieron sacarle unas fotos, antes de ir a comer.

Mientras Andrea disfrutaba de una comida en familia, Verde decidió salir un rato, aprovecharía para solucionar lo del regalo, intentaría ponerse en contacto con su amigo, pero para ello, necesitaba encontrar el pozo de los encuentros.

Este pozo lo usan los duendes las hadas, y todos los seres mágicos de este mundo, existe uno en todos los sitios, pero si no se conoce hay que encontrarlo, Así que Verde se dispuso a su búsqueda.

Nada más salir se encontró con una lechuza, ¡Que bueno! –Pensó-, nadie mejor que la lechuza para llevarle al pozo.

–          ¡Buenos días!, señora lechuza, estoy de visita en su bosque, soy un duende de los pinos, me haría el favor de acercarme al pozo de los encuentros.

–          Con mucho gusto.

Contesto la señora lechuza mientras ofrecía su lomo para que Verde subiera. Le llevo volando, la verdad es que no estaba lejos de la casa, pero si escondido.

Era un pozo muy hermoso, pero también muy solicitado, más en las fechas en las que nos encontrábamos, menuda hilera de espera tenía el pozo, Duendes, nomos, elfos, hadas. Había un montón de seres mágicos haciendo cola. Verde se puso en ella, un poco nervioso, pero era forastero en aquel bosque, y no le quedaba otra que esperar.

Los nomos y los elfos tenían una algarabía propia de estos días, las hadas y las ninfas lucían especialmente hermosas. Pero Verde estaba inquieto, no quería que Andrea se preocupase por su ausencia, y la cola para usar el pozo estaba a rebosar.

Entonces paso algo increíble, el duende que regia el pozo grito desde el fondo su nombre.

–          ¡Verde! ¿Eres tú?

Verde, abrió los ojos todo lo que pudo, y le vio, era su primo el Piña, siempre lo encontraba en los sitios más inesperados.

–          ¡Piña eres tú!

Grito súper contento, por aquel encuentro. Piña atravesó la hilera corriendo hacia donde Verde se encontraba, para saludarle como se merecía.

–          ¡por todos los seres mágicos! Qué alegría volver a verte.

Le dijo a Verde mientras se abrazaban con el ímpetu de no verse desde hacía ya muchos años.

–          ¿y qué te trae por aquí?

–          Pues he venido con una amiga, y como es la mejor de las amigas, pensé en hacerla un buen regalo, para lo cual necesito ponerme en contactos con Baston-Claus, creo que solamente él puede ayudarme.

–          ¡Vaya!, debe ser muy buena amiga, ya sabes que Baston-Claus, ahora está muy ocupado, anda con Noel ultimando.

–          ¡Lo sé!, ¡Lo sé!, pero deberás debo intentarlo por lo menos.

–          ¿y qué es lo que tenias pensado, Verde?

–          Un beso de Noel, simplemente eso.

–          ¡Simplemente un beso de Noel!, pues creo que te puedo ayudar.

Verde no se lo podía creer, que suerte, pero como podría ayudarle Piña.

–          Espera aquí un segundo.

Le dijo Piña a Verde, y desapareció, como los duendes pueden hacer, Verde estaba nervioso, el tiempo pasaba y no quería preocupar a Andrea.

Pero Piña no tardo más de un par de segundos en volver.

–          Mira tengo un saco de besos de Noel, me los dio él por si los necesitaba.

Pero qué suerte, pensó Verde, solo necesitaba uno.

–          Solo necesito uno, con un beso de Noel me es suficiente.

–          Ya sabes cómo funcionan – metió la mano en aquel saco, y sustrajo algo parecido a una canica de cristal, que brillaba con una luz muy intensa.

Verde guardo el beso en su bolsillo, y se despidió de Piña, le quedo muy agradecido por su ayuda, tanto que le invito a su nueva casa rosa.

Y uso su magia para regresar a casa de la abuela. Llego a tiempo, Andrea había comido, incluso se hecho la siesta con su abuelo.

La noche empezó a caer, como también empezó a caer la nieve nuevamente, la casa tenía ese color especial que regala la navidad. La cena fue entrañable, pero para Andrea como para todos los niños, corta, ya que tenían que irse a dormir pronto, para que Noel pudiera hacer su trabajo.

La abuela de Andrea la llevo a la cama, la arropó y la leyó un cuento. Luego cerró la puerta y les dejo por fin solos.

Andrea llamo a Verde para que se metiera en la cama calentito con ella.

–          ¡Verde!, ¡Verde!

–          Estoy aquí.

La dijo desde los pies de la cama, Andrea se incorporo para poder verle, y cuando lo hizo, se la iluminó la cara como siempre la pasaba cuando estaban juntos los dos.

–          Verde tienes que dormirte, que viene Papa Noel, y si te ve despierto se enfadara.

–          De eso precisamente quería hablarte.

–          ¡de Noel!

–          Si de Noel, tengo algo para ti de su parte.

–          ¡De veras! ¿Qué es? ¿Qué es?

Le dijo Andrea toda ilusionada, Verde tenía su regalo preparado, metió la mano en su bolsillo, y saco aquella bolita de cristal, que brillaba tanto, que ilumino toda la habitación, parecía una estrella.

–          ¡es una estrella!, para mí

–          No, parece una estrella, pero no lo es, ¡Mira!

Entonces Verde, la coloco en su palma, y soplo muy despacito. Como por arte de Magia, Apareció Papa Noel, con su traje rojo, su barba blanca, sus coloretes resplandecientes, y su ho-ho-ho.

Andrea no podía creer lo que allí estaba sucediendo, y casi se queda sin respiración, era Papa Noel, era él, sin duda alguna.

–          ¡ho-ho-ho! ¿A quién le tengo que dar un beso?

Dijo Noel, Andrea se puso muy nerviosa, y mientras brincaba de rodillas en la cama, le respondió

–          ¡A mí!, soy yo, a ¡mi!

Noel se acerco despacio, se sentó en la cama, dio dos palmadas en su pierna derecha, Andrea entendió perfectamente lo que quería Noel, él quería que se sentara en sus rodillas, así que Andrea no lo dudo, y se sentó.

–          ¡Bien!, creo que te llamas Andrea, y debes ser una niña ya no buena, si no requetebuena, me han dicho que quieres un beso, así que este es para ti.

Noel la dio un besazo enorme con todo el cariño, que se puede dar, tras lo cual desapareció, dejando a Andrea sentada al borde de la cama.

A Verde se le caían los lagrimones por la cara, era un sentimental, que le iba hacer. Cuando Andrea vio como Verde lloraba, se acerco y le dio un beso, después otro, y luego un cariñito.

–          ¡Muchas gracias Verde!, este regalo no podre olvidarlo, nunca, nunca, tengo un beso del verdadero Papa Noel.

–          Bueno, ahora acostémonos y durmamos, que mañana nos espera un día muy largo.

Se metieron los dos en la cama, enseguida se quedaron dormidos, el día había sido habido de sensaciones, y les dejo vencidos.

 

            Fin ……..

 

Andrea y Verde seguro nos traerán este año muchas más aventuras.

 

Fin….

Poema infantil: La luna

Poema infantil: La luna, por Estrella Montenegro. Dibujo de Daniela da Silva (7 años de Móstoles-Madrid)

LA LUNA

La luna tiene….

un amigo

que la viene…

a visitar.

Su amigo es…

Un Cohete

al que le gusta…

¡Viajar!

Poema Infantil

Audiocuento: Don Picopico el mosquito enamorado

Audiocuento: Don Picopico el mosquito enamorado, por Estrella Montenegro

Don Picopico, esta enamorado de la araña Maritela………

 

Don Piopico

Pincha en la imagen para oir el cuento

Rincón curioso: De la cometa al avión

RINCÓN CURIOSO: DE LA COMETA AL AVIÓN

Sabías que la cometa tiene un origen muy antiguo que comienza en China hace 3.000 años; y que se elaboraban con cañas de bambú y seda para ritos religiosos. Se sabe que alrededor del año 1200 a. C. se utilizaban como dispositivo de señalización militar. Los movimientos y los colores de las cometas constituían mensajes que se comunicaban en la distancia entre destacamentos militares.Se tiene constancia escrita sobre sus orígenes.Hacia el año 200 a.C. el general chino Han Hsin de la dinastía Han. Tuvo la gran idea de volar una cometa por encima de las murallas de la ciudad que estaba conquistando, y  todo esto para saber la distancia que su ejército debía escavar, pues hizo un túnel para sobrepasar las defensas del ejército contrario. De este modo sus tropas se introdujeron por éste, y sorprendieron al enemigo. Más tarde gracias al comercio, el uso de la cometa se fue extendiendo, modificándose su estilo y el propósito cultural.

Rincón curioso

En Europa en el siglo XII los niños ya jugaban con cometas a las que añadían cuerdas para hacerlas sonar. Es de destacar la labor desempeñada por las cometas como equipos de medición atmosférica. El político e inventorestadounidense Benjamín Franklin utilizó una cometa para investigar los rayos e inventar el pararrayos. Hoy en día, la cometa mantiene su popularidad entre niños de todas las culturas.

La evolución de las cometas parece haber influido directamente en la invención de los planeadoresparacaídas y parapentes; los chinos utilizaban en ocasiones grandes cometas con planos curvados que les permitían aprovechar la fuerza sustentadora del efecto Bernoulli; a fines del siglo XIX un australiano inspirándose en tales cometas y enplaneadores como los de Otto Lilienthal diseñó alas con tal perfil, que éstas y el uso de un motor suficientemente liviano y potente de explosión interna habrían resultado en la invención del primer avión operativamente práctico por parte de loshermanos Wright en 1903.

Estrella Montenegro

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies