Cuentos con valores: Los Zapatos mágicos de Mike

cuento 4 basquetEn una ciudad llamada Richmond, vivía un niño llamado Mike, el cual tenía un hermano mayor llamado Greg, quien jugaba basquetbol, era de los mejores en todo el estado y hasta llegó a  entrar en uno de los equipos más importantes de la NBA, Mike le tenía mucho aprecio y admiración, tanto por lo bien que jugaba, como por lo inteligente que era, y todos en la ciudad pensaban lo mismo.

Mike deseaba empezar a jugar básquet lo más rápido posible, así que se esforzó mucho en la escuela para tener buenas calificaciones, y después de tanto desempeño, cuando por fin cumplió la edad necesaria para ingresar al equipo de baloncesto, hablo con el entrenador, y  encantado le dió un lugar en el equipo. Empezó a ir a las prácticas todas las semanas para poder jugar muy pronto.

El gran día fue cuando, uno de los jugadores principales se lesionó, así que el entrenador le dijo que se preparara para entrar a la cancha, con el partido casi finalizando, Mike solo necesitaba hacer un tiro de 3 puntos para ganar, así que se preparó, se mentalizo y lanzó la bola al aro, todos se paralizaron mientras esperaban que anotara los puntos, pero, la bola reboto del aro, los del equipo contrario aprovecharon la oportunidad y lograron hacer 3 puntos, llevándose la victoria. Mike quedo muy avergonzado con su equipo y le pidió disculpas al entrenador por fallar en su primer partido, a lo que este respondió que no importaba, que tendría tiempo para mejorar.

Siguieron los partido y a Mike no le iba muy bien, cada vez que salía a la cancha a jugar, terminaban perdiendo, así que le pidió ayuda a su hermano para que le enseñara a jugar mejor, Greg le dijo que lo importante era dar lo mejor de sí mismo y antes de irse le dió un par de zapatos, y les dijo que eran mágicos y que con ellos jugaría mejor, Mike sin dudarlo los usó en su siguiente partido, y para sorpresa de él, su hermano Greg  tenía razón, al parecer eran mágicos ya que Mike quedo como el jugador más valioso del partido.

Partido tras partido, Mike usaba siempre sus zapatos mágicos, colocándolo como uno de los mejores jugadores del estado y de los más populares, pero un día Mike perdió sus preciados y mágicos zapatos, no sabía dónde los dejo por última vez, así que le pidió ayuda a su hermano para que lo ayudara a encontrarlos para su siguiente partido.

Greg los consiguió y se los dio, después de una dura batalla, el equipo de Mike gano gracias a él, su hermano lo abrazó y le dijo: hermano los zapatos que usaste hoy no eran los que te di, compré unos iguales ya que no encontré los originales, además los zapatos que te di al principio no eran mágicos, eran comunes.

Fue cuando Mike se dio cuenta de que no ganaba por usar los zapatos mágicos, si no que ganaba por haberse esforzado practicando, así aprendió que la magia no estaba en los zapatos, si no dentro de él.

Fin

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies