Cuentos con Valores: El gran tesoro de Janeth

cuento con valoresJaneth era una niña muy alegre, y siempre dispuesta a colaborar con todos, en las mañanas ayudaba a su madre a preparar el desayuno para sus otros hermanitos, e iba a la escuela. Ya cursaba 4to grado, le gustaba estudiar, era una niña de padres humildes, y el dinero apenas alcanzaba para los alimentos, sin embargo esa situación no afectaba sus emociones, a pesar de sus carencias ¡Era feliz!

Tenía muchos amigos, todos querían jugar con ella. Una mañana de éstas, su mamá amaneció quebrantada de salud,  y no pudo hacer los oficios de la casa, así,  que le tocó a Janeth tomar su puesto, tanto era el amor que ella sentía por su familia, que no fue para nada un problema. Sólo que esa mañana no pudo asistir a clase, cosa que la entristeció un poco, preparó a sus hermanos para que acudieran a la escuela, y se quedó ella atendiendo a su mamá.

Janeth recordó, que su mamá le había explicado para que servía cada planta, que en algún momento habían sembrado en el jardín, fue hasta allá y corto algunas que ella consideraba podían ayudarla  a sanar,  e inmediatamente preparó un bebedizo, en cuanto estuvo listo se lo dio a su madre, que permanecía acostada por lo mal que se sentía.

Cuando llegaron sus hermanos a la escuela, la maestra preguntó por Janeth, “¿Niños, y su hermana? ¿Por qué no ha venido hoy a clases?” A lo que los niños le respondieron y contaron lo acontecido en casa. La maestra quedó un poco preocupada por lo que estaba pasando.

 Al pasar algunas horas, su mamá se sentía mejor, y pudo pararse de la cama, al ver la mejoría, floreció en el  corazón de Janeth el deseo de ser  Medico

¿Te imaginas Madre? Exclamó, con la alegría de haber descubierto un tesoro, con tres especies de plantas conseguir el remedio para una enfermedad, y más aún para mi mami querida.

4to cuento 2Al final de la tarde, cuando llegó su papá José, su mamá se encargó de dar la gran noticia de lo que había hecho Janeth, esto  alegró profundamente a su padre, la abrazó y agradeció a Dios por tener una hija tan valiente e inteligente, y prometiéndole que la ayudaría para que en el futuro pudiera cumplir el sueño que estaba aflorando en su corazón.

Cuando llegaron sus hermanos, la maestra le había enviado una nota deseando pronta recuperación a su mamá, y que no se preocupara por la falta a la escuela, ya que Janeth era una niña muy aplicada e iba bastante adelantada. Al día Siguiente, Janeth le contó personalmente a la maestra lo que había hecho, la maestra emocionada la felicitó y ofreció ayudarla en lo que necesitara, le ofreció libros, que gustosamente aceptó.

Janeth continuó estudiando, ahora con más ilusión, pasaba sus ratos libres preguntando a su madre y a sus maestros todo lo relacionado con las plantas medicinales, y leyendo cuanto libro educativo y relacionado a las plantas,  caía en sus manos.

Ahora Janeth está en el camino de encontrar su gran Tesoro.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies