Cuento infantil: ¡Que fatalidad es ser hijo único!

Cuento infantil: ¡Que fatalidad es ser hijo único!

hijo unicoSoy hijo único y veo más inconvenientes que ventajas, Este es el motivo por el cual voy a escribir un diario experimental, en el que plasmaré todas las impresiones que recoja en mi investigación.

Comenzaré por comentaros que para contrastar mi versión, testaré los pros y los contras con mis vecinos que son un montón de hermanos.

A continuación resumiré la primera fase, que fue la que me incitó a proseguir hasta las últimas consecuencias, para demostrar mi teoría, que tras arduas investigaciones han corroborado lo que digo.

Fase I de la investigación: Soledad y culpa

Si me siento solo, porque mis padres trabajan, cosa que hoy en día pasa en todas las casas no me queda otra,  que escoger entre estas opciones:

A/ Me aguanto, y hablo con el perro o los periquitos.

B/ Me sigo aguantando, y juego con la play, game-boy, o cualquier máquina que me aísla aún más.

C/ Escucho la algarabía que tienen mis vecinos, me animo y llamo a su puerta para jugar con ellos; a ellos no les hace falta llamar a nadie, se tienen los unos a los otros.

Sin lugar a dudas la mejor opción es la “C”

Si he roto algo en casa, no existe escapatoria, opciones:

A/ Busco pegamento rápido y me pongo al asunto (que quedará mal)

B/ Le echo la culpa a mi hermano invisible, eso lo hace Juan, le echa la culpa a su hermano pequeño (el inculpado), y su madre siempre le creé, pero a ver como se queda la mía si se lo digo.

C/ Llamo a mis vecinos para que vengan hacer los deberes y después echo la culpa al hermano pequeño de Juan. (Volvemos a coger la C)

Fase II de la investigación: Fraude alimentario

 Una vez convencido que es un asco estar tan solo, y que es de vital importancia sentirse identificado con un grupo, mis estudios van de la siguiente manera, cualquiera que sea un poco listo escogería “C” en ambos casos, derrota aplastante de las otras opciones.

En esta fase entramos en el supuesto de las asquerosas lentejas o las acelgas repugnantes, que pasaría si cuando llegas a casa tienes para comer eso tan delicioso que te ha dejado tu madre, miras a tu alrededor, te cercioras que sigues solo y decides atacar nuevamente el wáter, una vez allí tiras muy nervioso ese plato tan exquisito, y ya merendaremos con más contundencia, ¡no CRASSO ERROR!, nos hemos olvidado que una madre es mucho más, es la unión del súper agente 007, un inspector del FBI otro del CSI, además tiene el olfato de REX (el perro policía de la tele), y todos los super poderes de tus héroes de televisión, “la has pifiado”, te van a pillar seguro, yo lo hice, y nada más llegar mi madre a casa la situación se desarrolló de la siguiente manera.

Primero me besa y me pregunta que tal en el cole, hasta aquí todo va normal, luego como todas las madres, siempre se viene meando, así que desde el baño te vuelve a preguntar ¿Qué tal? ¿Estaban buenas las lentejas hijo?, tu que valoras su esfuerzo por encima de todas las cosas, además la quieres, y como dice tu padre no hay que herirla en el sentimiento y el esfuerzo, contestas… “me he comido todas, estaban riquísimas, no he repetido porque me puse un súper platazo ¡la pifiaste!. A continuación sonará un portazo en el baño, que dara inicio a la tremenda reprimenda con el susodicho disgusto por parte de la madre y por tu parte.

–   No te las has comido, han ido todas por la taza del wáter, o es que te piensas que la policía es tonta.

(P.D. de la madre “quedaron restos de lentejas esparcidas por todo el inodoro”)

Esta frase me ha dotado de ganas para hacer otro estudio en el que indicare la relación directa de las madres con las comisarías de policía, o el vínculo existente con poderes paranormales.

Me di cuenta que la próxima vez comería en casa de Juan para valorar su situación alimentaría, y llego el momento de las temidas acelgas, así que me puse manos a la obra, me hice el remolón para acabar sentado en la mesa de Juan. Que…¡jaleo! la madre se dio cuenta de mi presencia por la alteración en la disposición de la barra, comen todos en una encimera, el más próximo a la madre es junior, o por todos conocido como “el inculpado”, se lo puso su padre, pues al pobre le caen las culpas de todo lo que pasa, y pasa desde que nació, aun sin saber ni hablar, ni andar, ahora es un poco más creíble por que se desplaza a gatas, y con el correcaminos, pero sigue sin poder defenderse por lo cual se le puede sacar partido, bueno sigamos primero el inculpado y de manera consecutiva por orden ascendente al mayor.

Ese día para comer Juan tenía “judías verdes rehogadas y escalope de ternera con papas”, el primer plato desapareció de la mesa, y como mi madre me ha educado súper bien, siempre me ha dicho, que halla donde fueras haz lo que vieras, me di cuenta que aprovechando que la madre aún seguía friendo los filetes, todos aprovechaban para tirar el contenido de los platos por debajo de la mesa, Juan me miro y me invito a realizar la misma operación, yo lo hice desde luego, segundos posteriores note como algo se cruzaba por mis pies y baje la mirada, allí estaban Pipón y Algarabía, el perro y el gato de la familia, que dieron buenas cuentas de todas las judías verdes rehogadas, hasta fregaron nuestros zapatos a lametazos.

 Así pues en esta investigación se dan las siguientes opciones:

A/ No te la comes porque da asco y por consecuente decepcionas a mama

B/ La tiras al wáter, y te pilla, en ambos casos está comprobado.

C/ Se la das de comer al perro o al gato.

 Bien, como toda investigación se tiene que llevar hasta el final, me propuse comprobar que tal funcionaba eso de dar de comer al perro lo que a ti te da asco. Así que después de comer en casa de Juan, y pasármelo de miedo volví nuevamente solo a casa, vi las acelgas y a Michi;Michi es mi perro, cogí el plato lo baje de la encimera y se lo eche en su comedero. “La pera limonera”, Michi ataco literalmente el comedero, dejándolo más limpio que la patena, al igual que las paredes, el suelo y todo lo que rodeaba a las acelgas, que bueno ya tenía una coartada para las asquerosidades, pero he aquí de nuevo el inconveniente que surgió posteriormente.

Cuando llego mi madre, vino y me dio un beso, realizo el cuestionario de protocolo, ¿Qué tal el colé? ¿Te has comido las acelgas?, todo bien, no hubo portazo, así que mi madre no teníasúper poderes con Michi, y colaba…¡que chachi!, pero Michi no se movía, permanecía tumbado al lado del comedero, mi madre se extrañó.

            -Alejandro ¿Qué le pasa a Michi, no me pide de comer, no se mueve, a este perro le pasa algo?

 Las madres que ya sabemos que son una mezcla de todo, y que no se la das, se propuso llegar hasta el final, le puso agua limpia y comida, Michi se levantó como pudo, bebió y comió¡Ufff!… menos mal, la cosa continuaba bien, pero, siempre hay un pero o un manzano, esto lo dice mi abuela que sabe de todo y es cierto.

No tardo mucho Michi en padecer una especie de crisis, empezó con convulsiones, jadeos, y otra serie de espasmos raros, mi madre alarmada, no sabíaqué hacer, pensaba que el perro se moría allí mismo, hasta que Michi vomito todo, primero el pienso y detrás de él, todas las acelgas, poniéndolo todo asqueroso.

 Me calló la del pulpo, casi mato al perro, así que os aconsejo que cuando estas solo en casa no te vale la opción “C/” así que añadimos la opción “D”.

 D/ Llenas una bolsa con la comida asquerosa, llamas a Juan para dar un paseo a su perro, y se lo das de comer.

El porqué de la opción “D” es el siguiente, cuando eres hijo único, tu perro también es perro único, y su estómago se deleita con lo que el veterinario le propone a tus padres para su dieta, que es exclusivamente pienso. Juan me dijo, que con tanto gasto, ni su perro ni su gato tenían ese privilegio, ese era el motivo por el cual cuando entraba su perro en mi casa se comía el pienso del mío, para él era toda una exquisitez, el comer desperdicios les ha proporcionado a sus mascotas un estómago a prueba de las asquerosidades que en algunas ocasiones guisan las madres.

Fín primera parte

Cuento infantil de Estrella Montenegro

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies