¡¡Que terrible dolor de muelas !!

¡¡Que terrible dolor de muelas !!

En el país de los monstruos existe una cosa terrible,  más terrible que  no poder  ir al parque porque está lloviendo,  incluso más terrible aún que tener que comerte un trozo de bizcocho que a la abuela le ha salido del todo salado.

Es una cosa que produce tanto miedo, tantísimo pavor, que para no asustarse ni la nombran. A estas alturas os estaréis preguntando ¿qué es? … ¡uf! Os la tengo que decir con el tono de voz bien bajito, no vaya a ser que lo escuchen y se pongan nerviosos.

Que cuando los monstruos se ponen nerviosos no atinan a nada, me acuerdo perfectamente de aquel caso en el cual un niño dijo aquella cosa terrible en voz alta y paso de todo.

En la plaza Monstruosa nacieron diez zanahorias gigantes, el parque de bombero-monstruos  se inundó de magdalenas, pero no de magdalenas y… ¡ya! Eran de esas que están rellenas de crema.

10715882_10202433802118094_1738519029_n

(Ilustración de Dinnen mateo)

Para recuperar la normalidad y la calma se hicieron presentes los cuerpos especiales de seguridad, para recoger  aquellas magdalenas se protegieron con equipos radiactivos, usaron unas tenacillas kilométricas para acercase a las magdalenas los menos posible.  Sin embargo lo de las zanahorias causo sensación y las dejaron para que crecieran aún más.

Y es que si algo les da mucho miedo a los monstruos son los dulces, las chuches o cualquier cosa que contenga azúcar.

Con todo lo grandes y fuertes y… ¡espectaculares que son! Les da mucho miedo tener una caries, no soportan un dolor de muelas por minúsculo que sea.

Por eso se cuidan muchísimo los dientes, y es que eso de que hagan… ¡grrrrrehhhhgrr…! Con la boca abierta y se puedan observar piezas dentales en mal estado no asusta nada, lo que da es mucho asquito. Y un monstruo que se valga tiene que asustar no dar asquito.

Con eso de que se ha puesto de moda los monstruos y los niños ya no les tienen mido, cosa de la que nos alegramos todos, pues no hay porque tenerlo.  Los dentistas de todo el mundo están creando una escuela de denti-monstruos.

Con ella pretenden concienciar a los más pequeños y a lo que no lo son tanto, sea por cosa de altura como por cosa de edad, que tenemos que cuidarnos los dientes.

Claro que aún está en fase de estudio, porque llevar  a los monstruos al colegio donde abundan los dulces es algo que hay que pensarse pero que muy bien. Ya que se tendrían que enfrentar a los bollos de chocolate y otras cosas parecidas; por el miedo que les dan, por eso aún no está decidido cuando estarán listos para desempeñar su función como denti-monstruos.

No estaría mal que los niños ayudaran un poco y que en vez de llevarse para almorzar un bollo relleno de lo que sea, se llevaran una manzana… un yogur o cualquier cosa que fuese muchísimo más sana.  Y es que no existe nada peor que un terrible dolor de muelas provocado por una caries.

Cuento por Estrella Montenegro

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies