Cuento de Navidad: La verdad sobre los calcetines de navidad

Cuento de Navidad: La verdad sobre los calcetines de navidad

10844867_10202851743606370_1678074167_o

Cuando a German le dijeron que su tía abuela Basilia iría a pasar las navidades junto a ellos, en casa; se le arrugó la nariz. Como  sin  lugar a dudas se le hubiera arrugado a su padre, si le hubieran dicho que no vería la final de su deporte favorito. Y como también se le hubiera arrugado a su abuelo, si uno de sus cerdos no hubiera sido escogido como todos los años, para la feria provincial de ganado. Y es que cuando algo no les gustaba se les arrugaba la nariz.

Y por esto y no por otra cosa, su madre se dio cuenta de que a German no le hacía mucha gracia aquella visita.

-¡No pongas esa cara German!

-¿Qué cara?

-La misma que pone tu padre cuando le pido que me ayude a recoger las hojas secas caídas en el jardín, si hace viento.

-¡Ah… esa!

Tras aquellas palabras su madre le miró fijamente, y muy bajito tan bajito que casi le costó escucharlo, le dijo estas palabras…

-Cuando llegue ni una mala cara, se cariñoso con ella, que es muy mayor. Y a las personas mayores se les trata con cariño y respeto ¿entendiste?

Cuando su madre terminaba una frase con aquella pregunta… ¿entendiste? Tenías que entenderlo todo, incluso lo que no se había dicho, o no se sabía, o no te gustaba, o cien cosas más.

Así que German se preparó para todo aquello del… ¿entendiste? Y cuando llegó su tía abuela, la sonrió, la beso, incluso la tomó de la mano para que se acomodara en la mecedora que estaba frente a la chimenea.

-¡Que niño más bien educado!¡Que encanto!

Decía una y otra vez mientras él la atendía sin necesidad de que le pidiesen absolutamente nada.

Colgó su abrigo y la bufanda, la acompaño a la habitación cargando su pequeña bolsa de viaje, dejándola sobra la cama. Incluso le dejó unas pantuflas calentitas y nuevas, para que estuviera cómoda. Era normal que aquella anciana se deshiciera en elogios por su comportamiento.

Hasta que una vez allí sentada, miro el crepitar del fuego y pego una serie de chillidos ratoneros que casi le dejan sordo.

-¡Ayyyyy…..!¡Ay….! ¡Ayyyy…..!

German muy alarmado por aquello, pensando que ya había hecho algo mal, se acercó para calmarla.

-¿Tía que le sucede? No grite así

-¿Cómo quieres que no grite? Si estoy escandalizada… ¡quita eso de mi vista! ¡dios santo que peligro más grande!

Dijo señalando la chimenea, German miró fijamente en aquella dirección, y como no veía nada más peligroso que el fuego, se fue corriendo a por el extintor que había en la entrada para apagarlo.

Y cuando casi estaba a punto de sofocarlo, su tía  abuela volvió a gritar…

-¡Que vas a hacer loco! ¡Ni se te ocurra apagar el fuego con el frio que hace!

-¿Entonces qué quiere?

-¡Quita los calcetines que están colgados de la repisa!

German sin entender muy bien porque aquellos calcetines eran tan peligrosos, los retiró, como no… arrugando nuevamente la nariz.

-¡No arrugues la nariz como lo hacia tu abuelo! Otra cosa… ¡no! pero en eso has salido igualito a mi hermano.

-Es que… ¡tía! Todos los años los cuelgo y nunca ha sucedido nada malo, por eso no entiendo porque son tan peligrosos

-¿Sabes cuál es la probabilidad de que un duende o un elfo se quede atrapados en ellos?

-¡No!

-Pues según mis últimos estudios, y estos son aproximados… ¡mucha!¡muy alta!¡demasiado grande diría yo!

-¿Pero porque se van a quedar atrapados en ellos?

-Porque son muy pequeños, cuando yo tenía tu edad pensaba que aquellas personas que colgaban aquellos enormes calcetines en las barandas de las chimeneas, eran egoístas, o peor aún aprovechados. Con los años entendí que no es por eso, que simplemente es una medida de seguridad. ¿Tienes algún calcetín más grande?

-¡No! es que mi pie aún es pequeño

-¡Menos mal que vengo preparada para todo! Acompáñame a la habitación,  he traído mis calcetines de seguridad.

Así fue como German acompaño a su tía abuela Basilia a la habitación, para buscar aquellos calcetines de seguridad, y así fue como le contó la verdadera historia de los calcetines de navidad, o al menos la que ella sabía porque la sabía.

Los calcetines tienen que ser lo suficientemente grandes como para que un elfo o un duende no se queden ni atrapados ni enredados en ellos. Los calcetines no sirven para dejar regalos, son una especie de ascensor que utilizan estos pequeños seres mágicos para llegar a donde esta Papa Noel, o Santa Claus, o Santa como le llamáis ahora.

Al igual que Santa se cuela por las chimeneas, ellos salen de los calcetines, y son esos los que después llenan de chuches o bastoncillos. Esto lo hacen para que ningún otro elfo o duende que esta de servicio se confunda de chimenea.

-¡Como una señal de completo!

-¡Exacto! A veces he pensado que podrían haber pensado en llevarse los calcetines, pero luego… ¿qué harían con tanto calcetín?

-¡No lo sé!

-¡Yo tampoco!

Y de esta manera fue como German supo de porque había que colgar los calcetines de la chimenea, y si no se tenía fabricarla, o poner una pintada en cartón en una pared.

Cuento de Navidad por Estrella Montenegro

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies