«

»

Ene 20

El efecto Pigmalión en los niños y niñas

Origen del nombreEfecto Pigmalión: Este efecto hace referencia a una leyenda griega en la que un rey, de nombre Pigmalión, esculpe una estatua de una mujer a la que llama Galatea. Tras enamorarse de la estatua, Pigmalión le pide a la Diosa Afrodita que dé vida a la bella estatua. La Diosa, tras los incesantes ruegos del rey, accede y el concede la vida a la estatua. Posteriormente ambos contraen matrimonio y conciben a una hija llamada Pafo.

 

Esta leyenda y el efecto Pigmalión ponen en evidencia como el trato que brindan los padres o docentes imprimen un estilo de vida particular en los niños.

Estas expectativas se graban en el inconsciente del niño y pueden llegar a modificar notablemente su comportamiento.

El efecto Pigmalión en los niños

El efecto Pigmalión asegura que, tras determinadas creencias forjadas y mencionadas de un padre a un hijo, éste no sólo las acepta como válidas sino que además confirmará y actuará en consecuencia. Por ejemplo, si le decimos a nuestra hija todo el tiempo “eres la niña bella de la familia pero no eres muy inteligente”, muy probablemente esta pequeña crezca creyéndolo hasta que, tras los exámenes escolares se confirme la profecía.

 

Consecuencias negativas del efecto Pigmailón

Este efecto Pigmalión, deja en evidencia el poder que las acciones de los adultos tienen sobre los niños.

Así, un niño puede comprender un mensaje de la manera equivocada. Por ejemplo, al decirle a un niño, “no llores, eso no es de hombre”, “déjame hacer esto por ti ya que no eres tan listo como tu hermana”, “podrías esforzarte más y aprender lo bueno de tu primo. Mira lo aplicado que es” (entre otras construcciones) no estamos incentivándolo a que se esfuerce, sino que estamos socavando su autoestima pues lo comparamos con alguien más. Alguien que usualmente es mejor que el niño en algún aspecto. Esto sólo produce frustración y competencia insana entre los niños.

En síntesis, al decir este tipo de afirmaciones o comparaciones sólo logramos trasmitirles poca confianza hacia ellos.

 

Por tal razón es imprescindible aprende, como padres y educadores, a dar el mensaje adecuado a los más pequeños.

Este efecto Pigmalión es negativo cuando se destruye la confianza del niño.

 

 

Consecuencias positivas del efecto Pigmailón

Sin embargo el efecto Pigmalión no necesariamente es negativo. También puede generar cambios positivos en el niño cuando reforzamos la autoconfianza frente a una actividad complicada pero que incentivamos como adultos y confiamos en sus habilidades para que las resuelva de forma acertada. También resulta edificante cuando se le anima al niño tras un fracaso para que vuelva a intentarlo enseñándole que a menudo “las cosas no salen según lo esperábamos” y que “esto le ocurre a todas las personas del mundo indistintamente de su edad o condición”.

 

Consecuencias a mediano plazo

Como el niño asimila todo aquello que se le dice y cree profundamente en ello, es importante que nos detengamos y prestar especial atención a todo aquello que se le diga al niño ya que toda conducta aprehendida en el hogar será magnificada y lo acompañará durante toda su vida.

En el caso del efecto Pigmalión en particular, una conducta de falta de confianza repercutirá en su desarrollo social y escolar.

Tener una expectativa elevada sobre el potencial de aprendizaje que ese niño trae consigo es una de las formas de contrarrestar este efecto. Caso contrario el niño puede sentirse anulado subjetivamente.

 

¿Cómo contrarrestar este efecto Pigmalión?

  • Eleva la autoestima del niño.
  • Resalte sus cualidades positivas.
  • Todo niño posee fortalezas. Encuéntrelas y hágaselas saber.
  • Motívelo a seguir aprendiendo y creciendo
  • Ayúdelo a buscar una actividad que lo haga feliz. Eso lo acompañará toda o buena parte de su vida.
  • No le eche en cara sus defectos, esto sólo socavará la confianza (limitada) que intentamos reforzar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies